Mantener el ánimo si estás en paro. Seguramente te lo has cuestionado alguna vez. En los tiempos que corren, que no te hayas estado en paro en algún momento es muy similar a que te toque la lotería. Igual me he pasado, ¿no?

Lo cierto es que este tema preocupa y mucho. No te voy a decir que sea fácil mantener el ánimo si estás en paro, pero lo cierto es que tu actitud cuenta y mucho. Así los subraya la coach Marta Romo, socia-directora de Be-Up. Para nuestra experta “los parados de larga duración han de poner mucha atención a su estado de ánimo, ya que éste se alimenta de ilusión, esperanza, satisfacción, autoestima, reconocimiento, etc… Y cuando no recibimos estos ingredientes, decae irremediablemente”.

Por circunstancias que no vienen al caso, hace muchos años yo estuve en paro. Y sí sufrí. Pero un buen día leí en un artículo una frase, que seguro que os la he dicho en más de una ocasión, “lloras o vendes pañuelos”. Me hizo despertar de mi letargo y tomar ciertas decisiones. La primera, empezar a quererme.

De hecho, como apunta la coach Marta Romo: “El problema más dañino del desempleo, más allá de lo económico, es el emocional. Pero ¿es posible aliviar este sufrimiento? Sí, sí lo es. La buena noticia es que la solución está en nosotros mismos. Somos libres de elegir cómo afrontamos esta situación. Esta es la clave fundamental. Aunque entiendo que no es nada fácil, es posible”.

Cómo mantener el ánimo si estás en paro

Marta Romo nos ofrece una serie de consejos vitales para conseguir que nuestro ánimo no decaiga. Eso sí, no te digo que te vayan a ‘curar’ todos tus males, pero lo que sí te garantizo es que daño no te van a hacer. La clave es irlos incluyendo poco a poco en nuestro día a día. A veces un pequeño gesto puede hacer mucho por nosotros.

Buscar trabajo es un trabajo. Es muy importante mantener buenos hábitos y cada día levantarse a la misma hora. Buscar trabajo es un trabajo en sí mismo, así que ponte un horario para buscar ofertas en internet. O para mandar currículos, visitar personas y llamar a contactos. Ten una rutina porque tu cuerpo y tu mente estarán más tranquilos.

Visualiza tus metas. A la vida de cada persona llega todo aquello en lo que de manera más abundante pone su atención. Por tanto, piensa en lo que sí tienes, en lo que te gustaría ser, hacer o tener. Piensa en tus proyectos o deseos para alimentar la esperanza… Visualízalos con todo lujo de detalles en primera persona y como si ya los vivieras. Exactamente es eso, vívelo como vives una película, sin dudar, sin miedo. No alimentes los pensamientos negativos con tu atención.

Cree en ti y háztelo saber. Dedícate frases positivas y creételas. Tal y como vemos hacer a los americanos en películas como Jerry McGuire. Si puedes, mírate al espejo y di verbalmente lo bueno que eres y en qué. Hazlo todos los días. Si quieres saber lo importante que es tener una actitud positiva, no te pierdas el post las personas optimistas encuentran trabajo antes.

Foto cedida: www.bettybarclay.com

Dar las gracias. Agradece lo que sí tienes, para contrarrestar el sentimiento de desdicha que a veces embarga por no encontrar trabajo.

Haz deporte. Si en el cuerpo no hay energía, en la mente tampoco. Muévete, haz cosas… el poder de “hacer” es insospechado… Haz deporte para segregar endorfinas y eliminar toxinas con el sudor. Te sentirás mejor con más ganas de hacer más cosas y tu mente estará más clara.

Comparte lo que sientes. Saca y comparte lo que llevas dentro, no te lo quedes porque por algún sitio tiene que salir y mejor que salga en forma de conversación, lágrimas o incluso gritos (en solitario) a que salga en forma de adicción o enfermedad.

El apoyo de la familia es fundamental para mantener el ánimo si estás en paro

Marta Romo nos aclara esta pregunta: “Hacerle sentir importante y útil. Dedícale tiempo, pregunta por su día a día, pídele ayuda para que pueda hacer cosas por ti y sentir así pertenencia y reconocimiento”. Y es que como dice la experta “es vital el apoyo de la familia, los amigos y la sociedad para ayudar a las personas desempleadas. En este contexto no solo hay una necesidad de supervivencia que está en peligro, también está en peligro la necesidad de pertenencia. Cuando alguien está en paro mucho tiempo está excluido del entorno habitual al que necesita pertenecer”.

Tips para afrontar la tarea diaria de buscar trabajo

Como ya te he comentado buscar trabajo es en sí un trabajo. Con estos tips que nos ha facilitado la escritora y Presidenta de Be-UpPilar Jericó, conseguirás encararlo con mucho más optimismo.

Dale lo mejor de ti. Si se hace una entrevista, hay que dar lo mejor de uno mismo y si, finalmente, no te cogen pensar en que quizá no fuera el puesto idóneo.

Confía en ti y actúa. Tarde o temprano encontrarás una solución. Pero esta no se halla esperando, sino haciendo cosas. Puede que no te contraten, pero quizá había un sueño de montar un negocio o trabajar por cuenta propia que no te habías atrevido. Ahora puede ser el momento.

Aprende de los errores. Para mantener el ánimo si estás en paro el optimismo es fundamental. Pero un optimista también toca la realidad. Si pasas muchos procesos y no te cogen, hay que analizar qué está ocurriendo. El paso siguiente es cambiar lo que sea necesario. Tal ve la forma en que está redactado el currículo, la manera de hacer la entrevista. Pedir ayuda. Consulta con un amigo para ver en qué puedes mejorar.

Anota las ventajas que tiene la situación actual. Por ejemplo, poder estar más tiempo con uno mismo o con los seres queridos, poder formarse más, tener tiempo para aficiones que antes eran difíciles… es decir, contemplar lo positivo.

Ayuda a otros. Curiosamente, cuando dejamos de mirar hacia nosotros mismos y comenzamos con una mirada más abierta, nos sentimos mejor. Por ello, si no encuentras trabajo, una manera de entrenar el optimismo es ayudar a otros a encontrarlo en la medida de tus posibilidades. Por ejemplo, presentando personas, facilitando anuncios en los que tú no encajas…