Hablar de sexo ¿sigue siendo un tema tabú entre nosotras? Los tiempos han cambiado, y ahora opinamos de todo con más libertad. Pero, ¿nos da vergüenza comentar según qué cosas?  “Por suerte -nos explican Raquel Fernández y Noelia Luna, psicólogas y sexólogas del Centro Ishtar-, cada vez existen menos tabúes. Pero la escasa educación sexual que recibimos hace que en esta época tengamos demasiada información sexual. Sin embargo, no sabemos manejarla. De ahí que sobrevivan algunos tabúes. Desde siempre, el tabú más destacado es el relacionado con la masturbación femenina. También podemos encontrarnos con los relacionados con el sexo oral y anal. O también con creencias como que la menopausia implica el fin de la vida sexual. O todo lo relacionado con sexo/embarazo/regla…”

Hablar de sexo: antes era cosa de hombres

Para las sexólogas todo está muy relacionado con el hecho “de no reconocer que las mujeres tenemos deseo. Así como fantasía y necesidad de tomar las riendas de nuestra vida sexual”. En esta línea ahonda MSonia, Sexóloga, de eSEXencia: “Históricamente todo lo relacionado con el sexo era cosa de hombres. De hecho, a la mujer se la debía asociar con la falta interés por estos temas. Así como con poca predisposición a mantener relaciones íntimas con los hombres. Sobre todo cuando aún no habían contraído matrimonio.  Una vez casadas ya podía mostrar algo más de interés. Eso sí, siendo discreta, otra cualidad valorable en las mujeres. Era de mal gusto hablar abiertamente de cualquier tema de índole sexual, ya fuese con la pareja o entorno en general”.

Una buena comunicación sexual mejora las relaciones

Dicho esto, vamos a la parte práctica, ¿qué podemos hacer para superar los tabúes? Raquel y Noelia nos dan unas pautas muy claras:

  • Lo primero, aceptar nuestra sexualidad. Aceptar nuestro cuerpo, tocarlo, verlo, sentirlo, gozarlo… Si algo tiene de bueno la masturbación es que hace que conozcamos cada rincón de nuestro cuerpo y sepamos “escuchar” lo que nos pide, mirar nuestros genitales, etc. ¡Hay muchísimas mujeres que jamás se han mirado!
  • Hablar con nuestras parejas con naturalidad, pidiendo, ofreciendo… No hay nada más íntimo que una buena comunicación sexual (echa un vistazo a nuestro post recupera la pasión).
  • Y por supuesto, brindando a las futuras generaciones una buena educación sexual, clara y sencilla.

Fantasías sexuales: ¿tema tabú?

Sin embargo, si hay algo de lo que realmente nos cuesta hablar es “de nuestras fantasías -resaltan las sexólogas del Centro Ishtar-. Sobre todo por miedo a ser juzgadas. Es una de las cosas que más nos cuesta hablar”. La clave vuelve a ser “hablar de sexo con naturalidad, apartarlo de los viejos mitos, superar aquello de que el sexo es cosa de hombres y nosotras hemos de sufrirlo”.

Aunque MSonia puntualiza “hablar de las relaciones y encuentros de una pareja con el fin de la búsqueda de mejora y placer se considera algo más positivo. Pero hablar en general de temas como sexo, sexualidad, erótica, amatoria, etc abiertamente, sigue teniendo connotaciones algo menos positivas. Seguimos arrastrando el legado de la moral social cultural imperante durante muchas décadas, aunque con algunas modificaciones”.

Para MSonia también nos resulta complicado expresar “aquellos temas que tienen que ver con las dificultades que surgen y llevan a una menor o nula satisfacción o disfrute de los encuentros. Sería quizás lo que genera más tensión y cuesta expresar y compartir, ya sea con el entorno más cercano de confianza, un profesional e incluso dentro de la pareja”.

La mujer empieza a llevar la voz cantante

Raquel Fernández y Noelia Luna analizan a quién le cuesta más hablar de sexo a las mujeres o a lo hombres: “Depende. Generalmente los hombres hablan más de sexo, de la anatomía femenina, de posturas, etc. Pero cuando se trata de hablar de su caso particular, son más reacios y tímidos que las mujeres. Vemos en la consulta de pareja que, cuando tocamos temas más delicados en general, las mujeres se sienten incómodas pero acaban abriéndose mucho más que los hombres. Por eso creemos que es la mujer la que empieza a llevar la voz cantante en la sociedad, multitud de libros eróticos que se hacen famosos, artículos en revistas, etc”.

Eso sí, si a ti te cuesta hablar de sexo abiertamente, tampoco tienes que sentirte un bicho raro. Cada uno tiene su forma de ser. Así lo confirma la sexóloga de eSEXencia: “Tenemos que entendernos y entender que en este, como en el resto de los ámbitos de nuestra vida, hay cuestiones que nos pueden resultar más o menos apetecibles o incómodas de abordar. Ello no es ni mejor ni peor. De hecho, hay sujetos tímidos, osados, introvertidos, extrovertidos, etc. en toda su diversidad”.

Hablar de sexo o no, eso lo decides tú no la sociedad

MSonia va más allá: “Quizá el único “pero” surgiría cuando el hecho de no hablar de algo, implica una desventaja. Es decir, si tienes un malestar y te lo callas, no podrás recibir la ayuda oportuna. No obstante, me gusta matizar, que la decisión de hablar o no de ese algo, le corresponde al individuo y no a la sociedad. Me explico, desde diferentes medios nos bombardean con la idea de que tenemos que ser capaces de hablar de todo como sinónimo de que esa capacidad es “saludable”. Pero esto me parece contraproducente. No es cierto que tengamos que ser capaces de que hablar de todo. Centrándome en el ámbito que hoy nos ocupa, decir que no hablar abiertamente de la sexualidad… no implica ningún tipo de rareza, ni trauma, ni mucho menos patología…”

Sin duda la información y la educación es necesaria “para que el desconocimiento no cree problemas. Una vez cubierta esta necesidad, el individuo, pareja decidirá…”

¿Hablamos más de sexo con las amigas que con la pareja?

“¡Sí! Mucho más con las amigas”, las sexólogas de Centro Ishtar lo tienen claro. Eso sí, MSonia puntualiza que se habla cuestiones diferentes y/o desde perspectivas diferentes. “Con las amigas se tiende a hablar desde el YO acerca de los gustos y experiencias en relación al sexo en general. Con la pareja se habla de un YO que está en relación a un OTRO. Es decir, es un NOSOTROS como pareja. De la construcción de la misma y de los objetivos y expectativas que se crean en torno a ella. Si bien es cierto, se hablan de las preferencias de cada uno, pero en el marco de la relación en construcción”.

Y como consejo Raquel y Noelia apuntan: “cuando se llega a una buena comunicación sexual, los resultados son fantásticos y la intimidad de la pareja sube como la espuma”.

Datos de interés:

MSonia Ruiz, Sexóloga, Educación, Asesoramiento Individual y de Pareja. www.esexencia.com

Raquel Fernández y Noelia Luna, psicólogas y sexólogas del Centro Ishtar