Gestionar el tiempo. Es una de las cosas que más me preocupan. No sé vosotras, pero yo me paso el día diciendo ‘no me da la vida’, ‘necesito que el día tenga 32 horas’… Y es que o me organizo muy mal o alguien me está robando minutos. Por eso, he decidido aprender a gestionar el tiempo para evitar un ataque de estrés. Para ello nada mejor que contar como siempre con las pautas de la coach Marta Romo.

Lo primero que tenemos que tener claro es que los ladrones de tiempo existen y estos nos impiden gestionar el tiempo de forma correcta. Como apuntan desde el blog Facilethings.com, “algunos de estos ladrones vienen del exterior y otros los generamos nosotros. Algunos son evidentes y otros pasan inadvertidos. Lo que sí es cierto es que todos nos quitan unos minutos cada vez, que al final de la semana se convierten en horas”.

Y además ten en cuenta que muchas veces tenemos la costumbre de abarcar mil tareas a la vez. ¿Qué ocurre entonces? Como explica Marta Romo “los estudios sugieren que quienes realizan multitareas son menos eficaces filtrando y reteniendo información importante. Es decir, recopilan datos ajenos a la tarea, presentan más dificultades para acceder a la memoria tanto a largo como a corto plazo y son más lentos a la hora de pasar de una tarea a otra”. De hecho, la coach sentencia que “la multitarea aumenta el rendimiento en los ordenadores pero no ocurre lo mismo en los humanos”.

¿Qué me impide gestionar el tiempo correctamente?

Pequeñas interrupciones

En la mayoría de los casos, los ladrones de tiempo pueden ser simples interrupciones. Los emails, wassap, personas… que entran si pedir permiso. ¿Qué podemos hacer en estos casos? Marta Romo lo tiene claro. “Apaga tus dispositivos varias veces al día. Avisa cuando vas a estar concentrado y no quieres que nadie te moleste. ¡Hazlo saber!”

Mala alimentación

Así como lo lees. Nuestra coach nos confirma que el cerebro necesita “más glucosa para realizar tareas de alta concentración. Y no solemos ingerir glucosa de calidad. Lo mejor es Ingerir alimentos como frutos secos, hidratos de carbono integrales, fructosa, verduras de hoja verde…”

No moverte

Aprende a decir no al ‘sitting’ (vamos que te levantes de la silla). No solo te lo agradecerá tu cuerpo, sino que como dice Marta Romo tu mente también. “Estar demasiado tiempo sentado provoca falta de oxígeno. Sería interesante salir al exterior, dar paseos, de vez en cuando por ejemplo cada 90 minutos, para airear el cerebro y refrescarlo… porque literalmente se calienta y funciona peor”.

No cuidarse físicamente

Es fundamental descansar. Pero “también es necesario para el bienestar de nuestra concentración practicar deporte para eliminar toxinas…”

Ojo con el exceso de estrés

¿Sabías que el exceso de estrés reduce nuestra capacidad atencional drásticamente? “Conviene combinar periodos de alta intensidad de trabajo con momentos de recuperación”.

Demasiadas tareas: un peligro para gestionar el tiempo

Dejar cosas a medias o tener demasiados temas pendientes en la cabeza. “Para poner freno a este tema conviene pedir ayuda a los que te rodean. Prueba también a delegar y sobre todo priorizar…”

Claves sencillas que nos ayudan a gestionar el tiempo

Marta Romo nos facilita una serie de pautas que nos ayudarán a elevar el nivel de concentración tanto en nuestros puestos de trabajo, como en los estudios o cualquier actividad que exija una elevada concentración. Y si las pones en práctica lograrás gestionar el tiempo de manera correcta:

  • Ingerir en el desayuno gasolina suficiente y de calidad (glucosa).
  • Realizar deporte por las mañanas. Andar antes de ir a trabajar un poquito y al aire libre, para airearse y liberar endorfinas que te dan ganas de hacer más cosas.
  • Realizar pausas a los 90 minutos para descansar, cambiar de tarea…
  • Asomarte a la ventana de vez en cuando para refrescar tu cerebro.
  • Cuida el sueño, un mínimo de siete horas y media, intenta acostarte y levantarte a la misma hora para poner en hora tu cerebro.
  • Evita la multitarea, céntrate en lo que haces, vive el presente a tope.
  • Practicar la respiración consciente, mindfulness, meditación, etc.
  • Trabaja por bloques, agrupando tareas similares. Planificar es fundamental. Dedica unos minutos todos los días a organizar tus tareas. Selecciona lo urgente y relega a un segundo paso lo que pueda esperar.
  • Aprende a decir No. Realizar tareas que no te apetecen o que no son indispensables en ese momento solo impedirá que puedas gestionar el tiempo correctamente.
  • Ojo con las redes sociales y correos. Si las tienes abiertas, recibirás notificaciones continuas, querrás contestar y eso te retrasará en tus tareas. Prueba a cerrarlas y planifícate su consulta durante cuatro momentos puntuales a lo largo del día. Así sacarás el máximo partido a tu tiempo.

¿Sabías que hacer demasiadas cosas no significa gestionar el tiempo correctamente?

Marta Romo nos explica que a veces es preferible hacer menos cosas. “Y es que el hecho de estar todo el día haciendo mil cosas es un síntoma de vagancia, porque nos dedicamos a acciones indiscriminadas y normalmente de poco impacto y no hacemos lo verdaderamente importante que suelen ser cosas puntuales. Buscar la productividad personal tiene que ver con dedicar menos recursos para conseguir nuestros objetivos. Y eso pasa necesariamente por la planificación y reducción de tareas. Menos es más”.

Si has llegado hasta aquí, espero que este artículo te haya sido de utilidad. Y te agradecería que compartieras con todas nosotras tus trucos para gestionar el tiempo. Ya sabes, déjanos tu comentario.