Vamos a reflexionar. Estoy que no doy crédito con las cosas que leo. ¿Pero qué nos está pasando con la maternidad? ¿Por qué hemos convertido en deporte nacional criticarnos unas a otras? No entiendo nada. De verdad.

Por si no os habéis enterado, Soraya Arnelas ha sido la última en ser tachada como ‘mala madre’. ¿Por qué? Parece ser que la cantante salió a cenar con su chico y sin su pequeña Manuela de tan solo una semana. La foto fue publicada en Instagram y pronto se formó el lío. La cantante recibió un aluvión de críticas. “¿Y dónde está la niña? Madre mía, yo no me separaría de mi bebé con solo una semana de vida”.

Una publicación compartida de Soraya Arnelas (@soraya82) el

 

“Una semana después ¿y ya puede salir? O soy un extraterrestre o no es un postparto normal”. “Cuando acabas de tener un bebé este te necesita 24 horas aunque esté durmiendo, a mí no se me pasaba por la cabeza…” Y para zanjar la cuestión Soraya contestó: “Yo amo a mi pareja como no amo a nadie más. La niña puede estar bien cuidada por sus abuelos, durante dos horas y media y -apostillaba- si eso era ser mala madre, lo soy”. La cantante no ha sido la única en ser criticada por su forma de afrontar la maternidad.

Antes lo fue Tania Llasera. La presentadora fue juzgada por un vídeo que subió a su Instagram en el que aparecía su hijo llorando de fondo. Cansada de los comentarios, también decidió responder: “Se han hecho eco los medios de algo que me molesta mucho, me tildan no solo de mala madre, que eso es subjetivo, encima me acusan de maltratar a mi hijo”.

 

 

Y qué decir de Samanta Villar. La periodista ha estado en el punto de mira por decir “que tener hijos es perder calidad de vida” o que los adora aunque “es una relación tóxica”. E incluso Sara Carbonero fue tachada de ‘mala madre’ porque se incorporó al trabajo mes y medio después de dar a luz a su hijo segundo hijo.

Y digo yo, o como en su día cantó Alaska, ¿a quién le importa lo que yo haga? Siempre, claro está, no perjudiquemos a terceros, ¿qué hay de malo en salir a cenar y dejar a nuestros hijos a cargo de los abuelos o con quién tú consideres pertinente? Qué distintas serían las cosas si Soraya hubiera publicado una foto en el hospital diciendo “aquí estoy en urgencias porque he tenido un problema con la subida de la leche”. Claro ahí la subiríamos a los altares, a categoría de Santa.

Si das el pecho mucho tiempo, te critican. ¿Y si no lo das?

Pero es que criticar es muy fácil. Se critica si una madre da el pecho a su hijo hasta los dos años, si lo hace en público, ya ni te cuento. Pero también se critica a la que no lo da. ¿Y si no puedes darle pecho por un motivo de salud? Pero todavía es más fácil, ¿y si no me apetece darle el pecho? ¿Eso me convierte en ‘mala madre’? ¿Y quién me juzga?

La incorporación temprana al trabajo. De acuerdo que es un derecho, el de la baja por maternidad, que nos ha costado mucho conseguir; pero ¿qué ocurre con las mujeres autónomas? ¿Qué pasa si no tienes ingresos suficientes y no te puedes permitir ausentarte del trabajo?

Creo que cada una tiene que hacer lo que mejor le parezca, y más feliz le haga a ella y a los que le rodean. Cada una en su núcleo sabe lo que se cuece y hay que dejar de mirar en cocinas ajenas y prestar más atención a las nuestras no vaya a ser que el guiso se nos pegue.

Por último, ¿por qué siempre la criticada sigue siendo la mujer? Ahí lo dejo, ahora se abre el debate: ¿Y tú cómo vives la maternidad? Ah, y no os perdáis el tráiler de la película Malas Madres.