Suena el despertador, te levantas y ya empiezas el día acelerada y de mal humor. Pero eso ha sido así hasta hoy. En este post vamos a descubrir la manera más fácil de empezar el día sin estrés y mantener la sonrisa el resto de la jornada. La psicóloga y coach Eva Hidalgo nos da las claves. (Spoiler: hacer la cama es fundamental).

Hacer la cama por la mañana aumenta nuestra motivación

Hacer o no hacer la cama. Esa es la cuestión. Pues bien, en palabras de la psicóloga Eva Hidalgo “construir el hábito de hacer la cama cada mañana puede resultar beneficioso para la percepción que tenemos de nosotros mismos. Marcarnos este pequeño objetivo y llevarlo a cabo diariamente nos puede ayudar a aumentar nuestra sensación de “ser capaces”. Y sentirnos capaces de hacer algo beneficioso para nosotros mismos puede ser el primer paso para aumentar nuestra motivación. Y estar preparados para instaurar otros hábitos que mejoren nuestro bienestar personal. ¡Trabajar nuestro bienestar personal repercute directamente en nuestra autoestima!”



Es un rasgo de personas organizadas

No existe un análisis estricto sobre qué rasgos de personalidad determinan que las personas hagan o no la cama. Sin embargo, sí podemos hablar de aspectos en los que suelen coincidir. Eva explica que “las personas que tienen instaurado el hábito de hacer la cama diariamente, y no se dejan llevar por la procrastinación, suelen mostrar capacidad para la organización y gestión del tiempo. Además, tienen la voluntad o motivación para cumplir objetivos”.

Dicho esto, podemos afirmar de manera general que las personas que hacen la cama por la mañana suelen ser personas organizadas y metódicas. Sin embargo, la razón por la que estas personas se comportan de manera organizada variará según el caso. “Puede existir diversas variables individuales, sociales y culturales que determinen que una persona en concreto tenga instaurado un hábito, como por ejemplo, hacer la cama”.

En el caso de este hábito, las normas familiares, las vivencias personales y el ejemplo de los padres pueden incidir en nuestro hábito de hacer o no la cama. “Para entendernos -expone Eva-, una persona que ha convivido con unas normas muy estrictas sobre esto desde la infancia puede continuar con este hábito debido a que tiene la creencia: ‘hacer la cama es mi deber y está mal no cumplir con mi deber’. Esto puede ir acompañado de frases como ‘en mi casa siempre se ha hecho así’. Por otro lado, habrá personas que, al convivir con normas tan estrictas se hayan rebelado siendo adultos y hayan decidido ser más caóticos o desordenados”.

Eso sí, hay que tener en cuenta que todo en la vida debe estar presente de manera equilibrada, “por lo que si estas características se vuelven extremas podemos encontrarnos con personas altamente perfeccionistas que necesiten tenerlo todo bajo control sin tolerar posibles excepciones”.

Pero primero deja que se ventile la habitación

Dentro de los gestos que debemos incorporar a nuestra rutina para empezar el día sin estrés ya hemos que hacer la cama es clave para motivarnos. Sin embargo, para que nuestra salud no se resienta, no debes hacer la cama nada más levantarte. ¿Por qué? Porque un reciente estudio publicado por la Universidad de Kingston (ubicada en Londres, Gran Bretaña), asegura que hacer la cama inmediatamente puede tener efectos negativos en la salud. Esto es así porque favorece la propagación y esperanza de vida de los ácaros.

Lo mejor es esperar a que la habitación se haya ventilado y que la cama se haya aireado. De esta forma evitarás determinadas alergias y enfermedades provocadas por los ácaros.

Dicho esto, ya sabes, mañana cuando te levantes pon en práctica estos consejos para empezar el día sin estrés y vivir una agradable jornada. Además, puedes completar esta información con el post la lista de las cosas que te ayudan a ser feliz. Y si tienes alguna propuesta que añadir, solo tienes que escribirnos y compartirla con todos.

Mujer desayunando en ropa interior y riendo. empezar el día sin estrés.

Foto cedida por Le Bratelier

Tips para empezar el día sin estrés

Para nuestra coach está directamente relacionado con lo que hayamos hecho las horas previas a irnos a la cama. “¡Empezar el día con buen pie depende de cómo lo preparamos todo la noche anterior!” Así que anota lo que tienes que hacer el día anterior si quieres levantarte con un sonrisa.

  • Cerrar los temas importantes del día siguiente.
  • Tener al menos una mínima planificación de los asuntos clave de la jornada siguiente.
  • E irnos a la cama serenos y tranquilos nos asegurará un gran día. Y también puedes probar los beneficios de dormir desnudos.

Otros pequeños gestos que te ayudarán a empezar el día sin estrés:

  • Levantarse un poco antes para poder ducharnos sin prisa, tomarnos nuestro té o café sin agobios (¡desayunar de manera tranquila y consciente es un gran hábito!)
  • Hacer una pequeña meditación (existen audios de meditaciones guiadas de sólo 1 o 2 minutos).
  • Leer la prensa, o escribir una frase que te motive a ¡comerte el día!
  • Por último, ir al trabajo con tiempo (sin desesperarte porque llegas tarde) y escuchando la música que te gusta para trabajar tu buen humor ¡te asegurará un día 10!