Seamos honestas, por muchos años que tengamos y por mucho que creamos saberlo todo, seguro que seguro que tienes dudas sobre sexo. Que no te dé pudor reconocerlo. Las sexólogas Raquel Fernández y Noelia Luna, del centro Ishtar Psicólogos, sintetizan las cinco cuestiones más frecuentes sobre sexo que las mujeres se plantean en sus consultas. ¿Crees tener la respuesta correcta para todo? Pues lee y luego me cuentas.

Por fortuna a las mujeres cada vez nos es más fácil hablar de sexo. Aunque es cierto que todavía seguimos teniendo ciertos tabúes. Por eso, hoy, abrimos una ventana a la información y te resolvemos esas dudas sobre sexo que no te atreve a preguntar.

5 dudas sobre sexo

1. ¿Es normal tener fantasías sexuales?

La imaginación erótica es un recurso exclusivo del ser humano. Tener fantasías sexuales es algo no sólo agradable sino necesario para tener relaciones sexuales placenteras y aumentar el nivel de excitación. Las fantasías no son más que eso, pensamientos irreales que nos producen excitación pero que no tienen por qué realizarse. Esta es una de las dudas sobre sexo que más preocupan en nuestra consulta.

La moral está totalmente al margen de la fantasía. Lo que menos importa es el contenido de las mismas. Ser conscientes del sexo, estar interesados y fantasear, nos ayuda a excitarnos. Con frecuencia nos valemos de las fantasías para concentrarnos en nuestra propia relación sexual y excitarnos más. Las fantasías no son malas en sí mismas, ya que normalmente el objetivo no es realizarlas. Las fantasías nos permiten liberarnos de los patrones sexuales e involucrarnos en nuevas actividades.

2. ¿Cómo sé si he tenido un orgasmo?

El orgasmo es la fase álgida de excitación de la mujer. La respuesta sexual de la mujer recorre varios caminos: deseo, excitación, meseta y orgasmo. En la fase de excitación el cuerpo sufre una serie de cambios: lubricación vaginal, los labios y el clítoris aumentan de tamaño debido al aumento del flujo sanguíneo. Así mismo los pezones se erizan. En la fase del orgasmo, la vagina sufre de 3 a 15 contracciones cuya duración e intervalo entre ellas varía en cada mujer y de un orgasmo a otro.

La descripción del orgasmo varía según cada mujer. Algunas experimentan una cúspide de placer que se desvanece en un momento. Otras experimentan una sensación más difusa y cálida. Algunas sienten como un cosquilleo o un temblor. Algunas, después de alcanzar el éxtasis, siguen experimentando unas sensaciones placenteras que tardan más en desvanecerse. En general, la mayoría de las mujeres llega al orgasmo a través de la estimulación del clítoris.

Mujer satisfecha. dudas sobre sexo

Foto cedida: Riverisland

3. La píldora anticonceptiva, ¿reduce el deseo sexual?

Uno de los efectos secundarios que puede tener la píldora es la reducción de la libido. Si el nivel de estrógenos y progesterona producido por la píldora es superior al de la testosterona, hormona responsable del deseo sexual, éste puede verse afectado.

Sin embargo, las píldoras de última generación apenas tienen efectos secundarios: Ni afectan al deseo sexual ni hacen engordar, como muchas mujeres piensan.

En todo caso, si se nota algún efecto indeseado hay que acudir al ginecólogo para comprobar si la dosis hormonal es la adecuada. También es falso que cueste más quedarse embarazada después de tomar la píldora durante muchos años.

4. ¿Existe riesgo de embarazo durante la menstruación?

Sí, existe riesgo de embarazo aún estando con la regla. Es cierto que las posibilidades son menores, pero las sigue habiendo. Los métodos anticonceptivos basados en los ciclos reproductores de la mujer, o métodos naturales, no son nada fiables.

El ciclo reproductor se puede ver alterado por multitud de factores y darse, por ejemplo, una ovulación fuera del ciclo. Además, la concepción no se produce en la vagina sino en las trompas de Falopio. Por eso, si hay eyaculación, algún espermatozoide puede llegar al óvulo, independientemente de la menstruación.

Mientras estás menstruando, a la vez se puede haber producido una ovulación. Y que el óvulo esté en las trompas de Falopio en estado fértil esperando a ser fertilizado por un espermatozoide. En ese momento, si haces el amor sin protección, puede que algún espermatozoide llegue a fertilizar ese óvulo y se produzca un embarazo no esperado.

5. ¿Es malo tener relaciones sexuales durante el embarazo?

En principio, estar embarazada no es ningún impedimento para poder disfrutar del sexo. No hay ninguna razón fisiológica que lo impida ni mucho menos el feto va a sufrir daño, ya que se encuentra ubicado en el útero, lugar al que el pene no puede llegar.

El mayor problema que tienen las embarazadas es la postura que pueden adoptar para hacer el amor. Y es que en una gestante avanzada la tripa puede obstaculizar el coito. Lo más cómodo en estos casos es hacer el amor de espaldas o de lado.

Las molestias del principio (náuseas) o del final (cansancio) pueden hacer que durante el primer o tercer trimestre de embarazo algunas mujeres sí vean disminuida su libido. El mayor volumen de su cuerpo y las nuevas formas que presenta también pueden provocar cierto rechazo o pudor frente al acto sexual.

Espero que este artículo te haya servido de gran ayuda. Y si tienes más dudas sobre sexo, solo tienes que escribirnos un comentario. Y trataremos de resolverlas lo antes posible con ayuda de nuestras expertas Raquel Fernández y Noelia Luna. También te recomiendo que eches un vistazo al post 10 preguntas sobre sexo. Te garantizo que te va a resultar de lo más interesante. Y por último, vuelve a leer el post tendencias sexuales. Sí, porque en el sexo también hay modas. Palabra de Calista.