La primavera ya está aquí, brilla más el sol y estamos de mejor humor y con muchas más ganas de sonreír. Además, hoy es 20 de marzo y, por si no lo sabes, es el Día internacional de la Felicidad. En 2012 fue declarado así por la Asamblea General de las Naciones Unidas. ¿Que te sientes un poco tristona y decaída? Pues la solución es sencilla. Anota las diez claves que hoy te damos para ser feliz. ¿A qué esperas para disfrutar de tu nuevo estado?

  1. Escucha música. Hay un buen número de aplicaciones móviles que nos despiertan según nuestro ciclo. Solo es necesario programar la hora a la que queremos levantarnos. Deja un margen de 30 minutos. La alarma sonará cuando estemos en un periodo de sueño ligero, o como muy tarde en la hora límite que hayamos marcado. Hay varias opciones, por ejemplo Sleep Cycle para iPhone o Sleep as Android. Por otra parte, está comprobado que la música clásica tiene un efecto tranquilizador sobre las personas. Es ideal para irse a dormir. Si lo que deseas es desestresarte, simplemente debes escuchar, tararear o cantar tu canción favorita. Esto activará un neuroquímico llamado dopamina, el cual es responsable de que te sientas a gusto, algo vital para ser feliz.
  2. Levántate de la cama y dedica cinco minutos a respirar. Concéntrate en tu respiración. No es necesario que respires de una forma concreta. Solo inspira y espira. No te centres en ningún pensamiento de los que te vengan a la cabeza. Hay muchas horas a lo largo de la jornada para ocuparte de todas las cosas que tienes que hacer. Estos cinco minutos son los que dedicas a ti, a tu respiración, y la motivación es seguir estas claves para ser feliz.
  3. Desayuna bien. El desayuno tiene un papel fundamental a la hora de medir nuestra felicidad, te ayuda a tener mucha energía, pensar y poder realizar con éxito tus actividades. Debe estar formado por lácteos, frutas y cereales integrales.
  4. Haz ejercicio. Sólo cinco minutos son suficientes para ser feliz. De hecho el ejercicio tiene un efecto tan profundo en nuestro bienestar que hay estudios que confirman que ayuda a combatir la depresión. Así lo probaba un estudio citado en el libro de Shawn Achor The Happiness Advantage. Camina entre 5 y 10 minutos al día, y mientras lo haces sonríe.
  5. Sal a la calle. En The Happiness Advantage Shawn Achor recomienda pasar tiempo al aire libre para aumentar la alegría y el buen humor: “Reservar tiempo para estar al aire libre cuando hace buen día proporciona grandes ventajas. Un estudio reveló que pasar 20 minutos en la calle cuando hace buen tiempo no sólo propicia el buen humor, sino que desencadena la reflexión y mejora la memoria”. Puedes aprovechar durante el descanso de la comida para salir a caminar y que te dé el aire.

    “Tómate un breve descanso de tus pantallas cada 2-3 horas, mira al cielo o al horizonte y parpadea con frecuencia: ganarás en salud ocular”

  6. Mira el cielo a diario. Habrás notado que tus ojos se resecan mucho los días que haces un uso continuado de tu ordenador o tu smartphone. Esto puede dañarlos porque genera estrés visual e incluso vista cansada y miopía. Intenta mantener la pantalla al menos a 50 cm de distancia y aplicarte colirio cuando notes tus ojos secos. Recuerda: tómate un breve descanso de tus pantallas cada 2-3 horas. Mira al cielo o al horizonte y parpadea con frecuencia, porque ganarás en salud ocular.
  7. ¡Ríe! Si deseas sacudirte el estrés de encima, ríete bien fuerte. La risa promueve la generación de endorfinas, una sustancia segregada por el cerebro que permite la sensación de satisfacción. Recuerda una anécdota simpática o visita alguna página de Internet graciosa. Además, sonreír como resultado de pensar en cosas positivas mejora el estado de ánimo y propicia que estemos más alegres. El doctor Luis Rojas marcos ha apuntado en más de una ocasión: “cuando yo sonrío, expreso mi bienestar, pero también aumento mi bienestar”. Seguro que Cristina Pedroche pone en práctica cada día este consejo.
  8. Moja con agua fría tus muñecas. Deja el perfume de lado y opta por el agua. Cuando estés estresado, ve al baño más cercano y moja la parte de atrás de tus muñecas y detrás de los lóbulos de tus orejas. Por debajo de la piel de esas zonas pasan arterias y, al mojarlas, tendrás una sensación de frescura que te calmará.

La alimentación te puede ayudar

  1. Toma un poco de miel. La miel, además de ser un gran antibiótico, tiene una serie de componentes que producen glucógeno. Esta sustancia se concentra en el hígado. Este órgano es estimulado por el cerebro para generar nuevos azúcares cuando está transcurriendo un momento estresante. Al comer miel, aportas azúcares buenos a tu cuerpo y así evitas que el cerebro genere hormonas estresantes, como la adrenalina y el cortisol. También es recomendable comer un plátano. Durante los momentos de estrés, tu presión sanguínea aumenta. Para bajarla y, en consecuencia, relajarte, puedes comer un plátano, una fruta rica en potasio. Esta sustancia regula la presión sanguínea. Además, la Asociación Psicológica Norteamericana recomienda ingerirlo para prevenir las nefastas consecuencias del estrés sobre tu organismo.
  2. Dale un lugar a los olores. El olor es uno de los agentes que más estimulan al cerebro. Por lo tanto, puedes utilizarlo a tu favor cuando estés estresado. Los cítricos pueden ayudarte a relajar tu mente debido a que aumentan la segregación de una hormona llamada norepineprina. También puedes oler café, ¡sí, café! para ser feliz. El olor a esta bebida permite bajar la cantidad de una serie de sustancias que generan estrés. Eso sí, si no quieres estresarte más, no debes tomarlo en exceso.