No doy crédito. Estoy como vosotras, con los ojos abiertos de par en par. Confieso que poco a poco me voy recuperando del susto. Y es que hace unos días escuché por primera vez este tipo de Yoga. Sí, Yoga con cabras. Si hace unos días me quedaba ojiplática con el Instagram de Barbie Malota, hoy estoy que se me caen los palos del sombrajo.

Es cierto que hace tiempo hablamos del Flow Hot Yoga, del Yoga facial, hemos oído hablar del Bikram Yoga… Pero de ¡Yoga con cabras! Pues sí, existe. Como os lo cuento. Estas peculiares clases han surgido en una granja de Oregón, en Estados Unidos. La impulsora es Lainey Morse, quien califica a esta disciplina de terapia.



Mujer realizando un asana con una cabra encima. Yoga con cabras

Mujer realizando un asana con una cabra en su espalda

El denominado Goat Yoya está ayudando a la gente a sonreír y a quitarse el estrés

Grupo de practicante en un momento de relajación. Yoga con cabras

Sesión de Goat Yoga en la Granja Jenness, en Nottingham (Inglaterra)

Reduce la soledad y genera felicidad

Como cuenta en su web Goat Yoga, el beneficio principal de la práctica de asanas con esta “mascota” es interactuar con el animal y acariciarlo para sentirse mejor, reducir la soledad, liberar serotonina y tener una distracción que genera felicidad.

La granjera y yogui ha contado en varias entrevistas que comenzó a impartir estas clases tras sufrir una grave crisis personal. Le diagnosticaron una enfermedad, un trastorno autoinmune, y un proceso de divorcio. Y solo encontró alivio para sus males en sus cabras. “Siempre me hacen sonreír, y lo mismo pasa con todos los que visitan mi granja. A veces la vida puede ser estresante y sólo había una cosa que me hacía sentir mejor, mis cabras”.

Una mujer realizando la postura denominada rueda. Yoga con cabras

Asana de la rueda o arco invertido con la colaboración de una cabra

Momento de descanso en una sesión de yoga con cabras

Interactuar con el animal es el objetivo principal de esta modalidad de yoga

De fabricar jabones a dar clase de yoga con cabras

Pero Estados Unidos no es el único lugar, por extraño que pueda parecerte, donde se practica el Yoga con cabras. Resulta que la Granja Jenness, en Nottingham (Inglaterra), también se practica. Es de todos conocidos los beneficios del yoga. Entre otros bienes reduce el estrés y aliva la ansiedad. Y desde esta granja han pensado que la mejor forma de aumentar estos efectos son con crías de cabras, como muestra el vídeo de YouTube.

Esta granja, además, era conocida por sus jabones de cabras. Sin embargo, ahora su mayor atractivo son el grupo de animales que juegan y saltan entre los asistentes mientras realizan sus actividades. Las clases son tan divertidas, o eso cuentan, que desde que instauró esta novedosa técnica y gracias a su difusión en los medios, hay lista de espera para apuntarse a las clases.

Vamos que si no lo leo, no lo creo. ¿Y vosotros qué opináis? ¿Os apuntaríais a una clase de Yoga con cabras? ¿O también saldríais corriendo como le ocurrió en su último post a Calista: Operación gimnasio, corre mientras puedas?