Madre mía, chicas, que no me lo puedo creer. Mi cuenta de Instagram está que lo peta. Y venga a acumular likes. Peros si parezco la versión cuarentona de Paula Echevarría. Ya imagino a las revistas femeninas haciéndome entrevistas y posados navideños que todavía llego a tiempo.

No me puedo creer que vosotras no hayáis visto mi selfie con los vaqueros rotos de moda. Que el diseñador de los jeans en cuestión ha sido Chanel. Se trata del perro de mi hermano. Me refiero a la mascota que tiene el niño. Y no a que mi hermano sea un perro.

Y claro, llamándose Chanel, no podía esperar menos de él. Bueno, la culpa del nombrecito es de mi cuñada. Que la niña, que es muy pija, se vino arriba, y quiso hacer un homenaje a Coco Chanel, pero en versión masculina canina.

Tendencia vaqueros raídos: el autor, el perro de mi hermano

Lo cierto es que hace un par de días, mi hermano me dejó a su querida mascota en casa. Que se iba de viaje, que no podía llevar al perro, que como se iba a quedar solo… Todo ello argumentado y cimentado con una mirada de cordero degollado que no hay quien se resista. Además, yo lo tenía difícil para ponerle excusas. Por lo menos la de siempre. Sí, la de que mi hijo mayor es alérgico al pelo de perro. Que es cierto. Pero esta vez no colaba. El #buenhijo estaba de excursión con el colegio y no iba a venir en toda la semana.

Pues hale, como el que no quiere la cosa, me encontré encerrada en casa con una linda mascota. Lo de linda es un decir, porque tiene una mala hostia el perro que no hay quien le tosa. En su caso que le ladre…

En uno de sus arranques me intimidó con sus afilados dientes, y no se me ocurrió otra cosa que lanzarle los vaqueros que me iba a poner. Y va el hijo de perra, esta vez no es un insulto, es literal como la vida misma… Y coge los pantalones y ¡ay dios mío! el destrozo que me hizo. Jirones por aquí, jirones por allá… Vamos que ni Amancio pone algo tan extravagante a la venta. Lo último es tendencia en vaqueros raídos.

Chucho mordiendo pantalones. tendencia vaqueros raídos

Tendencia vaqueros raídos, hasta Paula quiere llevarlos

¿Que qué hice? Pues aparte de dedicarle mi mirada laxante (la de que cuando te miran te cagas) que fue neutralizada por la exhibición de sus colmillos, pensar rápidamente en qué hacer con mis jeans.

Sinceramente, tengo que reconocer que el ‘chucho’ tiene su arte, que jirones más perfectos… Ideales para que las cartucheras se sientan liberadas.

Ni corta ni perezosa, me enfundé el peazo de trapo y a lucir palmito. Que Calista a todo le saca partido. Menuda soy yo, pensé para mis adentros. Con razón mi frase desde pequeñita era Llamamelista.

Y así, dispuesta a crear tendencia vaqueros raídos, me puse los jeans, me hice un selfie, lo colgué en Instagram y voilà soy la reina de los likes. Perdonad, un momentito…

-¿Sí? ¿Perdona? ¿Qué eres Paula Echevarría?

-Ay dios mío que me va a dar algo… Os dejo que comienza mi carrera hacia el estrellato.