¿Y ahora qué hago con los niños?

Calista está desesperada. Niños de vacaciones ¿cómo conciliar?

Niños de vacaciones, ¿cómo conciliar? ¡Qué invento es este! Madre mía, que se me ha echado el tiempo encima. Sí, así aplastándome de golpe, sin ser consciente, sin verlo venir… Estoy taquicárdica. Es que he pasado todos estos días más preocupada motivando a mis hijos para que estudien y den el sprint final, que no he sido consciente hasta HOYYYYYYY de que la semana que viene acaban el colegio.

Niños de vacaciones, ¿cómo conciliar?

Cuántas veces he gemido este año por ese momento divino de la muerte… Ese en el que acaban los exámenes. Ese en el que las notas son el fruto de lo sembrado durante diez meses… Se acabaron los madrugones, las persecuciones y amenazas para que hagan la tarea.

Pero ¿qué digo? ¿Me podéis decir qué hago ahora con los niños? ¡Ay, dios mío! Al trabajo no me los puedo llevar. Me denunciarían por explotación infantil, aunque a veces ganas me dan de llevarles para que sepan lo que es duro… (Ay, pobres, ya me salió el suspiro de #madremoñas). En casa solos no se pueden quedar. Mi vecina del quinto me denunciaría también. O vienen los bomberos porque los niños han prendido la casa o…. Uf quita, quita. Pero es que las listas para los campamentos ya han salido. ¡Ay dios mío! ¡Qué tragedia… ¿cómo me ha pasado esto?!

Tic, tac, tic… Busco una idea…

-Ring, ring… suena el teléfono…

Mamá, hola, hija mira que llevo un día… Ah, ¿que os vais al pueblo? ¿Que si quiero que los niños os acompañan unos días? Bueno, no sé, ¿no estaré abusando? Bueno si tú me lo dices… será  porque os viene bien, ¿no? Bueno, mamá, te dejo que voy corriendo a prepararles las maletas…

Ese momento en el que piensas #quéharíayosinmimadre…

Claro que a mí se me ha solucionado la papeleta… Pero ¿y vosotras? ¿Cómo concilias en verano? ¿campamentos, abuelos, cuidadora…? ¿De verdad que estamos haciendo todo lo necesario para conciliar en esta sociedad? Abramos el debate, ya.