‘Dormir en un minuto’ es lo que suele buscar la gente para acabar con los problemas del insomnio. Un problema que dicen los entendidos que sufre el 40 por ciento de la gente de mi quinta. Vamos que a partir de los 40 el contar ovejitas entra dentro de nuestra rutina. Pues siento deciros que no es mi caso. ¿Dormir en un minuto? Y en 8 segundos si hace falta. Creo que es el único reto que podría batir.

No sé vosotras, pero es que mi vida es ‘mu’ dura. Me levanto a las siete de la mañana y, desde que pongo los pies en el suelo, corro como alma que lleva al diablo. Corro a la ducha mientras aireo la casa, despierto a los niños, les preparo el desayuno… dejo las habitaciones medio recogidas (lo que ve la suegra y como viene poco…)

Calista multitareas. dormir en un minuto

Dormir en un minuto y menos si me apuras

Corro para dejarles en el cole, ir a la oficina, currar a toda pastilla para arañarle minutos al reloj… Y sueño, sueño mucho, y siempre con lo mismo: ver el final de mi serie favorita. De hoy no pasa. Es mi momento me repito a mí misma, qué más quisiera más de un coach tener tantos recursos como tengo yo para venirme arriba.

Y arriba los ánimos que sigo corriendo, ya queda menos. Recojo a los niños del colegio, meriendan, hacen la tarea, mientras plancho, vamos al entrenamiento, preparo la cena…

Y al fin todos acopladitos… Se acerca mi momento estrella, qué regocijo, qué alegría, que alboroto a por otro perrito piloto… Casi está… El maridoapañado está preparando mi serie favorita, y yo ya estoy acurrucada en el sofá, con mi mantita, y ese dulce aroma de por fin los niños duermen… Por fin llega mi momento…

-Cariño, hoy es el capítulo final, va a estar súper interesante… ¿Cariño? ¿Calista? ¿Eh oh?

-Zzzzzzzzzzzzzzzzz