No es Marilyn Monroe es Calista (hagas lo que hagas ponte bragas)

Marilyn Calista. bragas

-Mira, es ella, jijiji, no puedo olvidar la escena… 

-Ay, pobre, imagínate que te pasa a ti… 

Ay, chicas, soy el centro de atención del corrillo de madres del colegio. Levanto más expectación que la primera aparición de Meghan Markle tras su boda. Y no por el modelito que voy a lucir… qué más quisiera yo, sino por el ridículo que hice ayer. Sí, amigas, me marqué un Marilyn Monroe vestido blanco, pero a lo cutre… La pérdida de mi dignidad fue proporcional a la altura del bajo de mi vestido.

Marilyn Monroe vs Calista

Os pongo en situación. Acabábamos de dejar en el colegio a nuestro pequeños #monstruoscuellicortos (me fascinó ese momento de Liz Taylor en La Gata sobre el tejado de Zinc). Como manda la tradición de las madres #bienavenidas íbamos charloteando sobre la próxima excursión de nuestros retoños. Que si vaya tiempo… que si cómo les llueva… me parecen pequeños para hacer piragüismo…

-Bueno, chicas, hasta mañana yo sigo por esta calle…

Paseo de un conocido barrio de Madrid, tres de la tarde, las terracitas llenas de gente… Un grupito de alegres muchachas ríen sin parar… “¡Qué gusto dar escuchar la risa de la gente! ¿Verdad?”, comento ilusa y ajena a mi ridículo a mis acompañantes antes de encaminarme paseo abajo. Muy digna yo, camino con seguridad… En mi cabeza hago repaso de las cosas que me quedan por hacer… Vivo ajena a la tragedia… De repente alguien grita desesperadamente:

-Amaia!!!!!!!!! Llama a la otra mamá.

-Beniiiiiiii.

-No, no, a la otra…

-Calista!!!!!!!!!!!!!!

Calista pasando un mal trago. bragas

Por suerte no soy Isa Pantoja y nadie me ha grabado

Escucho mi nombre, unos silbidos, pero yo muy digna me resisto a mirar hasta que tres segundos después, saltan mis alarmas. Ese grito desesperado es de que algo ocurre. Me giro, ahora sí temblorosa, por lo que pueda encontrarme y…

-Calista!!!!! El vestido, que vas enseñando todo!!!!!!!!!!

Ay, Dios mío, qué horror. Maldita mochila. Se ha enredado y ha dejado mis bragas al aire… Señor, señor… Por eso se reían las chicas… Colorada, con el corazón palpitando… Y sin apenas girarme de nuevo para darle las gracias a la mamá que me había avisado… Qué vergüenza. Me he marcado un Marilyn Monroe vestido blanco sin comerlo ni beberlo. Y si el de la añorada actriz fue vendido por 4,6 millones de dólares… Me temo que el mío de haber sido grabado obtendría el mismo número de visitas en youtube. Por suerte, no soy tan famosa como Isa Pantoja que sino…

Ah por cierto, esta mañana la mamá que me avisó me ha contado cómo se dio cuenta de mi desastre estilístico. Fue gracias a las chicas que alegremente reían (sí, de mí). Fue entonces cuando ella y su marido, al más puro estilo David y Victoria Beckham preparándose para la boda de Meghan, comentaron:

-Lleva leggins…

-No, no los lleva, es el muslo y la braga… Ay, dios, vamos a avisarla… Y así pasó todo.

Hagas lo que hagas ponte bragas de ensueño

Moraleja: Si no tienes cuerpo para emular a Marilyn Monroe vestido blanco, no combines mochila con dicha prenda. Y si lo haces, presume de lencería, o mejor, ponte un bikini de moda. Y recuerda, siempre, siempre, hagas lo que hagas ponte bragas.