Parece que el calor se resiste. No sé vosotras, pero yo tengo el armario revolucionado. Cazadoras de cuero mezcladas con camisetas de tirantes. Ahora llevo bostas, ahora me lanzo a por las sandalias. Está claro que el verano se está haciendo desear. Pero eso también tiene su parte buena, ya que nos va a dar tiempo a prepararnos para recibirle con todos los honores que merece. Y no, no hablo de la operación bikini, ni del cambio de armarios. Me refiero a que te voy contar cinco consejos para sobrevivir al verano de manera saludable.

Sobrevivir al verano de manera saludable

Si durante los meses de calor debes seguir tu rutina de siempre o no tienes demasiado tiempo libre para disfrutar de piscinas, baños en la playa, escapadas a la montaña… Y el calor te consume, te daremos algunas recomendaciones para sobrellevarlo.

Sobre todo, este post está especialmente pensado para ese grupo de personas a las que el calor les afecta al grado de sentirse muy mal físicamente. Mira a continuación algunas recomendaciones para que puedas sobrevivir el verano de manera saludable y sin sufrirlo:



1. Se consciente de la ropa que usas

Normalmente en las mañanas la temperatura suele ser mucho más baja que en el resto del día. Si optas por un jersey tal vez no sea lo más apropiado para pasar el resto de la mañana.

Te parecerá una obviedad, pero yo te recomendaría que por la noche coloques un post-it en tu espejo para que te vistas de una manera en la que te sientas a gusto tanto por la mañana, cuando el clima esté fresco, como a medida que avanza el día y el calor se hace presente.

Elige telas frescas y naturales. Por ejemplo, el algodón, y preferiblemente con mangas cortas para que también puedan absorber tu transpiración. Si el clima cambia de forma drástica, opta por vestirte en capas en lugar de las prendas más pesadas. Así, cuando sea necesario podrás deshacerte de ellas y climatizarte. Vamos, lo que mi abuela toda mi vida ha dicho vestirse en modo cebolla.

2. Mantente hidratada

Durante los días de calor podemos perder demasiada agua a través de la transpiración. Y normalmente esa sensación de fatiga puede ser causada por el vapor de la calle y la falta de agua en nuestro cuerpo. Para evitar esto, lo mejor que puedes hacer es tener contigo una botella de agua o un envase térmico. Así, el agua se mantendrá fría por más tiempo refrescándote en el momento que más lo necesitas.

No esperes a sentirte sedienta para tomar agua. En cambio, ten siempre a mano tu envase para que puedas beber con frecuencia. Si no te gusta el sabor del agua cuando no tienes sed, también puedes tomar té verde frío o alguna otra bebida baja en calorías que te refresque. Eso sí, ten en cuenta que el agua pura siempre será la opción más saludable.

3. Aliméntate bien

Es importante que prestes especial atención a tu alimentación durante los periodos de cambios climáticos para evitar descompensarte, dolores de cabeza, entre otros síntomas usuales.  Elige alimentos que te refresquen y aporten los nutrientes necesarios para el funcionamiento optimo de tu cuerpo. También recuerda que la alimentación es otra manera de aportar hidratación a tu cuerpo, entre los alimentos más saludables para esta temporada se encuentran:

  • Sandía
  • Pepino
  • Naranjas
  • Vegetales verdes como los distintos tipos de lechuga, pimiento, acelgas…
  • Peras

Como las frutas y verduras tienen un gran contenido de agua, aumenta su consumo en ensaladas (antes que en zumos o jugos) para beneficiarte de todas sus propiedades sin necesidad de ingerir más azúcar.

4. Planea tus horarios con anticipación

Cuando lo haces puedes evitar salir durante los momentos donde las temperaturas son más altas y podrás organizar tu agenda para poder mantenerte en lugares techados, con sombra o con aire acondicionado.

Si te organizas bien no solo evitarás los golpes de calor, sino que también estarás poniendo en práctica uno de los hábitos que tienen las personas emprendedoras según Gananci, lo que jugará a tu favor.

5. No te expongas directamente al sol sin protección

Este es otro punto que garantizará la salud de tu piel durante el verano. Recuerda utilizar protector solar apto para tu piel. Si te vas a exponer al sol, los protectores solares con bajo SPF no son suficientes. Además, procura utilizar gafas de sol, sombreros o gorras para evitar quemaduras debido a que la piel del rostro está más expuesta y es más sensible.

Si tomas en cuentas estas recomendaciones te sentirás mucho mejor incluso aquellos días donde el calor sea abrasador.

Por cierto, si estás pensando en dar un giro a tu carrera profesional, y optas por trabajar desde casa, tal vez te interese saber cómo generar dinero por Internet en Gananci. Es una opción para sacarle el máximo partido a tu verano.