11 alimentos que te protegen del catarro

Tercer catarro que cojo en menos de un mes. Vivo pegada a un pañuelo de papel. Y no soy la única. En la redacción otras dos compañeras estornudan a la vez que yo. Sin embargo, Calista nada. Siempre perfecta, es inmune hasta los catarros. ¿Queréis saber por qué?

Pues resulta que, según me ha contado Calista, aumentar las defensas en otoño y mejorar el sistema inmunológico es posible a través de la dieta.  Y no lo dice ella, sino que se lo ha contado Patricia Cuenca, Directora Técnica del centro Oxigen. La nutricionista le ha desvelado los alimentos que protegen contra los catarros. Tomad nota y ya sabéis añadidlos a vuestra cesta de la compra.


Limón

Además de rico en vitamina C, es un depurativo excelente que ayuda a eliminar toxinas, y un gran bactericida y antiviral. La mejor prevención en invierno: tomar cada mañana, en ayunas y media hora antes de desayunar, el zumo de un limón en un vaso de agua tibia.

Setas shiitake y reishi

Contienen un tipo de betaglucanos que, según diversos estudios científicos, aumentan el número y la actividad de las células del sistema inmunitario. Además ha demostrado ser un gran protector de las vías respiratorias. Añádelo a tus platos de pasta o arroz, o tómalo directamente en cápsulas.

Cebolla

Rica en vitaminas y minerales, es expectorante, antiséptica y depurativa. Cocida es perfecta para aliviar las afecciones respiratorias como congestión en los bronquios o tos, pues ayuda a expectorar.

Ajo

Contribuye a reforzar el sistema inmunológico gracias a su alto contenido en alicina, de efecto antibiótico y antivírico. Si no lo soportas entero, tómalo en perlas de aceite de ajo.

Jengibre

Aporta una buena dosis de vitamina C, flavonoides y aminoácidos. Sin embargo, lo que lo convierte en un aliado perfecto contra los resfriados es su alto contenido en gingeroles que tienen efectos analgésicos, antiinflamatorios y antioxidantes, y  favorecen la expectoración.

Cúrcuma

Esta especia tiene un gran capacidad antioxidante con poder antiinflamatorio, muy útil en procesos respiratorios. Se puede añadir a sopas y platos de cereales, o tomar también en comprimidos.

Miel

Es el compañero perfecto para acompañar las infusiones en invierno: es energetizante, antiséptica y protectora de las mucosas.

Jalea Real

El alimento que fabrican las abejas para alimentar a su reina tiene complejos enzimáticos que refuerzan las defensas. Lo ideal es tomarla combinada con própolis y equinácea.

Alga espirulina

Por su riqueza en nutrientes (vitaminas B, hierro, ácido fólico, magnesio, zinc…) es de gran ayuda para fortalecer y tonificar al organismo. Hay que tomarlo en comprimidos o polvo.

Levadura de cerveza

Revitalizante y llena de vitaminas, sobre todo del grupo B, refuerza el organismo para pasar un buen invierno.

Germen de trigo

Es la fuente más rica en vitamina E, y además tiene otros minerales como el magnesio y el silicio, muy necesarios para reforzar el sistema inmunitario.

alimentos que protegen del catarroEl menú perfecto contra el resfriado

Si quieres sobrevivir a lo que queda de invierno sin molestos catarros ni resfriados, la nutricionista Yolanda Cuenca nos propone seguir esta dieta.

Desayuno

Zumo de limón recién exprimido en un vaso de agua tibia (media hora antes de desayunar). Leche vegetal (avena, arroz, almendras, soja) con muesli o pan integral. O una infusión de plantas prodefensas: té verde, menta, equinácea, romero, tomillo, llantén, saúco, pino y eucalipto.

Media Mañana

Fruta entera (mandarina, naranja, manzana).
Si lo prefieres opta por 5 almendras u otro fruto seco (nueces, avellanas, etc.).
Otra opción es tomar 2 tortitas de cereales.

Comida

Sopa o caldo vegetal.
Pescado o carne blanca a la plancha con guarnición de verduras de temporada asadas, al vapor o hervidas.
Fruta en compota con canela.
Infusión digestiva

Merienda

Yogur de soja o Infusión.
Barrita de cereales.

Cena

Crema de verduras (zanahoria, calabaza, puerro, cebolla) con 3 cucharadas de un cereal integral (copos de avena u otro cereal, quínoa, trigo sarraceno, arroz integral).
Proteína vegetal (tofu, seitán), o tortilla, o pescado blanco.
5 unidades de un fruto seco.
Infusión calmante (tila, melisa, etc.)