¿Sufres de estreñimiento en vacaciones? El estreñimiento aparece durante los periodos de vacaciones porque solemos variar nuestros horarios tanto de sueño como de alimentación, y nuestro tránsito intestinal se ve afectado. No es una enfermedad pero sí algo muy molesto. Si quieres ahorrártelo este verano, anota estos tips para evitar el estreñimiento en vacaciones.


10 claves para evitar el estreñimiento en vacaciones

El verano trae consigo también algunos problemas para nuestra salud. Uno de los más habituales es la falta de regularidad intestinal, provocado principalmente por los cambios en los hábitos alimenticios y las costumbres. Durante las vacaciones, entre otros, nos despertamos más tarde, trasnochamos, muchas veces disminuye la actividad física y no tenemos horarios fijos para las comidas.

Estas variaciones provocan cambios en nuestros ritmos intestinales y, por lo tanto, estreñimiento, pesadez y malestar en general. Gemma Martínez, nutricionista de Fuca, nos ofrece diez sencillas normas básicas y fáciles de realizar que pueden ayudar a prevenir y combatir este problema.

1. Consumir abundante fibra

La mayor fuente de fibra está en la fruta y la verdura. Pero también en las legumbres, los frutos secos y los cereales. Lo más recomendable es tomar cinco piezas de fruta y verdura al día, así como legumbres, ya que nos aportan una gran cantidad de fibra, y ayuda a mantener en buen estado nuestra flora intestinal.

2.- Beber agua

Es importante acompañar el consumo de fibra con agua, y se recomienda tomar entre 1,5 y 2 litros al día. Agua, infusiones, caldos de verduras, zumos… La hidratación es fundamental en verano para evitar problemas de salud y básica para favorecer las digestiones y la evacuación. Y es que a pesar de que en verano ingerimos más líquido, las pérdidas que se generan por el calor y la sudoración también son más elevadas, y afecta directamente al aparato digestivo.

3.- Reducir el consumo de grasas saturadas

Lo podemos conseguir moderando el consumo de carne a la semana, y aumentando el de pescado, especialmente el azul.

4.- Evitar alimentos prohibidos y astringentes

Al organismo le cuesta procesar un buen número de alimentos como harinas refinadas, precocinados, dulces… Además, debemos decantarnos por tomar alimentos que favorezcan el tránsito intestinal, como la ciruela o el kiwi, y evitar el exceso de algunos otros como la patata o la zanahoria. Si quieres saber más sobre este tema consulta el post la más lista del súper.

5.- Elegir las versiones integrales de los alimentos

Contienen un alto índice de fibra que favorece el tránsito y la salud de la flora intestinal. Además de saciar y tener menor necesidad de comer entre horas. Eso sí, consulta este post si quieres saber todo sobre el pan integral.

6.- Comer despacio

Es fundamental, además de masticando bien los alimentos, porque la digestión empieza en la boca con la salivación y la masticación.

7.- Practicar ejercicio físico

Aunque estemos de vacaciones, hay que intentar mantener un mínimo de actividad física diaria. Así como realizar ejercicios que trabajen la zona abdominal. Consulta el post la lista con los consejos saludables para vivir más y mejor.

8.- Eliminar hábitos como el consumo de alcohol y tabaco

Afectan a la salud de nuestra flora intestinal, por lo que es recomendable limitar todo lo posible su consumo.

9.- Establecer horarios y rutinas regulares

Aunque estemos de vacaciones y no tengamos preocupaciones, conviene educar al intestino y fijar, en la medida de lo posible, los horarios tanto para comer como para ir al baño. Así nuestro cuerpo se acostumbrará a una cierta regularidad.

10.- Ayudarse con complementos alimenticios

Sobre todo con activos naturales que consigan una flora intestinal saludable y a regularizar nuestra función intestinal. Yo tomo Fuca Aloe. El aloe ayuda al tránsito intestinal, y la manzanilla mejora la digestión. Su precio es de 6,46 euros (30 comprimidos). Y lo venden en farmacias y parafarmacias.