El día 3 de febrero se celebra el Día Internacional de la Tarta de Zanahoria, a la que muchos consideran americana pero cuyo verdadero origen es británico. Aunque a España llegó no hace mucho tiempo, lo hizo con fuerza desde el principio y rápidamente se ganó un hueco en las cartas de miles de restaurantes y cafeterías de todo el país.

Celebra el Día Internacional de la Tarta de Zanahoria y descubre el poder edulcorante de este vegetal

No se sabe cuándo nació la tarta de zanahoria, pero lo que sí podemos asegurar es que “se popularizó durante la época de escasez y racionamiento de la II Guerra Mundial en Gran Bretaña”, explica Moncho López, alma mater de las panaderías y coffee bakeries Levaduramadre. Parece ser que durante años, el azúcar era un ingrediente muy escaso. “Y muy caro. Por ello en la elaboración de algunos dulces lo sustituyeron por un vegetal con una capacidad edulcorante muy alta, como es la zanahoria. Con ello lograron un bizcocho dulce, bastante húmedo y sin sabor a esta hortaliza. Lo de hacerlo en capas, añadirle frostings y rellenos, ya vino después”.


Beneficios de la Tarta de Zanahoria

Estudios científicos confirman que comer zanahoria te proporciona una buena dosis de minerales como calcio, hierro, potasio y fósforo. También aumenta el número de glóbulos rojos y la cantidad de hemoglobina en la sangre. Es el vegetal ideal para preparar nuestra piel para el bronceado. Y nos ayuda a mejorar nuestra visión. Por eso hoy te propongo que celebres el Día Internacional de la Tarta de Zanahoria degustando este delicioso postre.

¿Dónde ir a celebrar el Día Internacional de la Tarta de Zanahoria?

En levaduramadre Organic Bakery preparan la tarta de zanahoria como “un layer cake (con varias capas) con frosting de queso crema. Está elaborado a base de mantequilla, queso y azúcar para que mantenga  bien la humedad “. El resultado es espectacular.

Y en Bendita Locura Coffee & Dreams, uno de los locales pioneros en servir esta tarta en Madrid, también lo preparan como un layer cake. En este caso con una capa de relleno de frosting de queso. “Uno de los postres y meriendas favoritos de nuestros clientes desde hace años. Ideal para acompañar un café o una infusión o té caliente”, asegura David Monzón, copropietario del gastrobar.