¿Sabes dónde comer croquetas? (un día es un día)

La Barra Sando. comer croquetas

Croquetas jamón ibérico

Comer croquetas: que levante la mano a quien no le gusten. Vale, ya sé que quien más y quien menos está centrada en la operación fuera michelines. Ya sé que os he dicho muchas veces que hay que cuidar la alimentación. Y sí, es cierto, las croquetas aportan muchas calorías. Pero también es cierto que una vez al año no hace daño. Y por eso os paso una lista con los locales en los que se pueden degustar las mejores croquetas. ¿Me acompañáis a comer croquetas? (Eso sí, como las de mi madre…)



Comer croquetas en España

La Barra de Sandó

Esta es la propuesta más informal del restaurante Sandó, ubicada en la recepción del Hotel Santo Domingo. A pocos pasos de la Gran Vía madrileña, por lo que es perfecta para hacer una parada y reponer fuerzas con sus suculentos pintxos y, sobre todo, comer croquetas. Sin duda alguna, cuando hablamos de tapear, la croqueta es la reina…

La Barra de Sandó. Plaza de Santo Domingo, 13. Tel. 91 559 49 31. Madrid.

Bacira

Su cocina es la unión de Asia y el Mediterráneo, una fusión que se saborea en casi todos los platos. Y que no podía faltar en estas deliciosas croquetas recientemente incorporadas en carta.

Bacira. Castillo, 16. Madrid. Tel. 91 553 44 89.

Casa Bacira. comer croquetas

Croquetas de txangurro al curry rojo

Delirios

En octubre de 2017 se mudó al centro de la ciudad y el nuevo local cuenta con una gran sala y una acogedora barra ideal para cumplir con la tradición leonesa de irse de tapas y cortos. En esta zona informal, con una atractiva carta de picoteo, el chef Javier Rodríguez siempre tiene una ‘falsa croqueta’ (huevo a baja temperatura frito, empanado en panko con bechamel de nuez moscada). ¿Te apuntas a comer croquetas?

Delirios. Ramón y Cajal, 5. León. Tel. 987 237 699.

Matrium. comer croquetas

Croquetas de suquet de carabineros

Desencaja

Iván Sáez propone una cocina clásica con toques de autor. Esta puede saborearse a través de los cuatro menús sorpresa que ofrece o de una corta pero apetecible y representativa carta donde no faltan las croquetas.

Su buen hacer le ha llevado a conseguir un Sol en la edición 2018 de la Guía Repsol.

Desencaja. Paseo de la Habana, 84. Madrid. Tel. 91 457 56 68.

Casa Desencaja. comer croquetas en Madrid

Croquetas artesanas de jamón

La Malaje

Promete una experiencia gastronómica de raíces donde los sabores del sur explotan en cada bocado. Y nada mejor que los menús degustación en sala para exprimir su cocina de mercado. La barra se disfruta a base de raciones y las croquetas son un top.

La Malaje. Relatores, 20. Madrid. Tel. 91 081 30 31.

Los Galayos

En este restaurante centenario sirven unas sublimes croquetas tanto en la recientemente renovada zona de barra como en los distintos salones. Tienen las clásicas de jamón y las dos quesos. ¡Una ración de cada, por favor!

Los Galayos. Botoneras, 5 – Plaza Mayor, 1. Madrid. Tel. 91 366 30 28.

Los Galayos. comer croquetas

Croquetas variadas, para los indecisos

Malena Café

Desde el desayuno hasta la cena, Malena Café nutre con su deliciosa y variada oferta para todos los públicos a distintos espacios en la capital. Entre ellos, el funcional restaurante del Zenit Abeba. Con buffet a primera hora de la mañana y a mediodía, por las noches le toca el turno a la carta de snacks donde las croquetas son las protagonistas con casi 10 variedades, y es que las hacen de… Jamón, boletus, cabrales, puerro, queso de tetilla y trufa, chorizo, nécoras, chipirones encebollados y rabo de toro

Alcántara, 63. Madrid. Hotel Zenit Abeba.

comer croquetas

Croquetas de autor

Matritum

Las croquetas de Matritum siempre están en la comanda, porque no probarlas sería perderse uno de los clásicos de la carta que ganan más aún con uno de sus ‘maridajes inesperados’, que no vamos a desvelar, pero saben a Sur…

Taberna Matritum. Cava Alta, 17. Madrid. Tel. 91 365 82 37.

Ponzano

Situado en una de las calles más animadas del barrio de Chamberí y de moda de Madrid, es todo un referente cuando lo que se busca es cocina ‘de toda la vida’. Con un excelente producto de mercado y un precio realmente ajustado, lleva más de 30 años ofreciendo su buen hacer a la clientela que quiere comer como si lo hiciera en su propia casa. Y en casa, por lo menos en la nuestra, se comen croquetas…

Ponzano. Ponzano, 12. Madrid. Tel. 91 448 68 80.

La Coqreta de Lavapiés (y no, no es una errata)

Más de diez tipos de croquetas caseras, con recetas propias, y deliciosas… Esto es lo que nos ofrece La Coqreta de Lavapiés (ya solo con la guasa que tienen en el nombre merecen una visita). No te pierdas sus croquetas de lasaña, de pizza o de paella… Además, disponen de una extensa variedad de cervezas artesanas… El maridaje perfecto para este rico picoteo. ¿Te apuntas?

La Coqreta de Lavapiés. Calle la fe, 6. Lavapiés. Madrid.

Taberneros

Ubicada en pleno corazón del Madrid de los Austrias, esta taberna ilustrada con 17 años de vida tiene una estética castiza donde su imponente bodega vista tiene un gran protagonismo. La carta también es castiza a la par que viajera, y por supuesto, no faltan las croquetas, que son de cocina de aprovechamiento, porque los jueves en Taberneros se come cocido y las hacen con su suculenta pringá.

Taberneros. Calle Santiago, 9. Madrid. Tel. 91 542 21 60.

Taberneros. comer croquetas

Croquetas caseras de pringá

Comer croquetas y, sobre todo, aprender a hacerlas

Kitchen Club

Entre los cursos de cocina de Kitchen Club también hay sitio para las croquetas. Y ya sabes, en esta escuela de cocina, luego te comes el resultado, así que a revolver bien la masa… PVP: desde 70 €.

Kitchen Club. Ballesta, 8. / Gral. Pardiñas, 103. / Orense, 12. Madrid. Tel. 91 522 62 63.

Kitchen Club. comer croquetas

Croquetas Kitchen Club

Toma nota de sus cursos más interesantes:

  • Grandes clásicos españoles, con dos fechas disponibles, 7 ó 30 de junio, no faltan las Croquetas de jamón, huevo duro y cremoso de yema.
  • Cocina sana y rica del próximo 3 de julio incluyen un Dúo de croquetas de legumbre y cilantro con crema de yogur, mango y cebolla frita. Ya se sabe que en la variedad está el gusto.