Alimentación y adolescentes es el tema que hoy vamos a tratar. ¿Qué ocurre cuando se saltan el desayuno? ¿Qué alimentos deben consumir los adolescentes para que su organismo funcione correctamente? Sigue leyendo e infórmate.

Alimentación y adolescentes, ¿qué pasa si se saltan el desayuno?

Dentro del tema alimentación y adolescentes, vamos a centrarnos en el desayuno. En todas las épocas de nuestra vida es fundamental desayunar bien. Pero, sobre todo, hay que hacer especial hincapié en la adolescencia. Es habitual que los adolescentes experimenten cambios en el modelo dietético. De hecho, existe una alta tendencia a eliminar el desayuno. Eso sí, como destacan en la guía sobre alimentos y adolescentes que ha preparado el ayuntamiento de Valencia, cuando tienen con quién compartir el desayuno, o disponen de alimentos preparados, desayunan con más frecuencia.

La alimentación equilibrada es imprescindible para conseguir un óptimo estado de salud. Y ésta comienza por un desayuno completo. El desayuno es fuente importante de energía y nutrientes. Además, contribuye a un mayor rendimiento físico e intelectual. También ayuda a mejorar la dieta evitando deficiencias nutricionales.

Desayunar de manera saludable y a diario contribuye a una mejor distribución de las calorías a lo largo del día. Se recomienda realizar 4-5 comidas al día y que la mayor parte de los alimentos se consuman en las primeras horas. Es decir, es conveniente hacer un buen desayuno y comida y aligerar las cenas.

Menos rendimiento más obesidad

El no desayunar es un gran error. Es la primera comida después de un ayuno de 10 -12 h. Es el momento de reponer lo gastado y aportar la energía y nutrientes necesarios para ponernos en marcha. No desayunar, o hacerlo de forma nutricionalmente incorrecta, es un hábito poco saludable que puede provocar los siguientes peligros:

  • Disminuye el rendimiento escolar o laboral.
  • Disminuye el consumo de fibra, vitaminas y minerales y, especialmente, de algunos nutrientes como el calcio, aportado por los lácteos, que habitualmente se incluyen en el desayuno.
  • Puede empeorar la calidad de la dieta. Especialmente con respecto al aporte de grasa y de hidratos de carbono. La dieta media española tiene un exceso de grasa y un bajo contenido en hidratos de carbono. De hecho, la omisión del desayuno agrava estos desequilibrios.
  • Condiciona que se llegue a la comida de media mañana o al almuerzo con más hambre. Y favorece que se pique entre horas.
  • Puede aumentar la posibilidad de padecer sobrepeso por la inadecuada distribución calórica a lo largo del día. También porque se ponen en marcha mecanismos de adaptación ante el ayuno prolongado que contribuyen a acumular grasa.
Pareja de jovenes. alimentación y adolescentes

Foto cedida: Primarkuk

Alimentación y adolescentes: en su justa medida

El pan es necesario

Seguro que en más de una ocasión tus hijos han argumentado que no comen pan porque en engorda. Esto es un error, ya que su aporte de hidratos de carbono contribuye al equilibrio de la dieta.

¿Y qué pasa con la pasta?

Hay que moderar este consumo para dar cabida a otro tipo de primeros platos que aporten mayor riqueza nutritiva, especialmente fibra: legumbres, verduras y hortalizas.

Dulces y refrescos uso restringido

El consumo excesivo de dulces, generalmente elaborados por la industria, es perjudicial para su salud. Deben tomarse con moderación. Lo mismo ocurre con los refrescos. Cuando se toman a cualquier hora pueden provocar inapetencia. Debe ser una bebida ocasional.

La grasa es necesaria, pero su consumo debe ser moderado

La grasa es necesaria para el organismo puesto que aporta vitaminas liposolubles y ácidos grasos esenciales. Pero su consumo abusivo provoca rápidamente saciedad e impide el consumo de otros alimentos más necesarios para el crecimiento y la salud del joven. El abuso de grasa no es recomendable y la dieta proporcionará, como máximo, un 30% de sus calorías en forma de este nutriente.


Lo que comes hoy afectará tu salud mañana

La alimentación debe ser variada

Lo cierto es que nuestro organismo, tanto de mayores como de adolescentes, necesita diferentes nutrientes para estar sano. Ningún alimento contiene todos los nutrientes. De modo que no conviene comer siempre lo mismo. Una dieta variada, que incluya alimentos de todos los grupos es más probable que sea adecuada, tanto desde el punto de la energía total como de los micronutrientes. Disfruta de tus comidas en compañía de familiares y amigos. Y fíjate en lo que comen los demás, seguro que descubres nuevos alimentos para dar a tu alimentación mayor variedad.

Más fruta y verdura (clave en la alimentación y adolescentes)

Hay que consumir frutas, verduras y hortalizas, ya que contienen nutrientes que ayudan a mantenerte sano y son el complemento ideal durante el desayuno, refrigerio, almuerzo y cena. Comer sólo lo que nos gusta es una mala práctica nutricional.

Alimentos ricos en carbohidratos

La mitad de las calorías de la alimentación y adolescentes debe proceder de estos nutrientes. Especialmente productos elaborados a base de trigo y otros cereales, patatas y otros tubérculos, además de legumbres.

No comer por ansiedad o aburrimiento

No se debe utilizar la comida como una forma de resolver problemas que nada tienen que ver con ella, como el aburrimiento, tensiones, crisis de ansiedad, etc. Evitar el uso de la comida o alimentos concretos como recompensa.

¿Por qué tengo que comer cinco veces al día?

Desayuno, comida y cena, además de pequeñas colaciones según el apetito: a media mañana, la merienda, vaso de leche antes de acostarse, etc.

Se debe comer regularmente, porque nuestro cuerpo necesita disponer de energía a cada instante así como los vehículos necesitan combustible para moverse. Al levantarnos después de pasar toda la noche sin comer, nuestro nivel de energía es muy bajo. De modo que conviene hacer un buen desayuno, toma tus refrigerios a media mañana y media tarde. Tu almuerzo debe ser completo y tu cena algo mas ligera, pero igualmente nutritiva y equilibrada. Anímate a comenzar el día con un desayuno nutritivo.

Beber suficiente agua

Es fundamental mantener el cuerpo bien hidratado ya que más de la mitad del peso es agua. Por lo que se debe beber al menos de 6 a 8 vasos al día. Si hace mucho calor o realizas una actividad física intensa, deberás aumentar el consumo de líquidos. Bebe más si eres más alto o más activo que la persona promedio.

Alimentación  y adolescentes: es importante cómo lo comes

Come lentamente

Trata de relajarte y come despacio para que tus comidas duren por lo menos 20 minutos. Ese es el tiempo que toma para que te sientas lleno. Y aprende a escuchar tu cuerpo. Come cuando tengas hambre y para de comer cuando estés lleno, esto le ayudará a tu cuerpo a equilibrar las necesidades de energía y a que te sientas bien. Pregúntate: ¿Estoy comiendo por que tengo hambre, o por que tengo ansiedad o estoy aburrido?

Objetivos concretos

En la alimentación los cambios deben ser graduales. No intentes cambiar tus hábitos de alimentación y comportamiento de un día para otro. Está comprobado que resuelta mucho mas fácil hacerlo poco a poco. Para ello márcate tus objetivos concretos cada día. No prescindas de lo que te gusta, pero intenta que tu alimentación sea equilibrada y que contenga todos los nutrientes.

Estar contento, evita el pensar en dietas

Tú eres más importante que tu peso o el tamaño de tu cuerpo ¡Créelo! Tu salud y felicidad pueden verse afectadas por planes de dieta muy drásticos. Si todavía no has alcanzado tu estatura de adulto, una pérdida de peso excesiva pudiera interferir con tu crecimiento.¿Estas creciendo? Entonces es importante mantener un peso estable mientras creces, en vez de dedicarte a perder peso.

En el caso de que tengas sobrepeso y quieres hacer cambios en tu ingesta de alimentos y tu estilo de vida, pídele a tu médico que te ayude. Si es necesario hacer un ajuste en la alimentación, recurre a tu médico para una orientación. Evita dietas que por sí mismas puedan poner en peligro el crecimiento y estado de salud.

Sube las escaleras, camina…

Intenta hacer algo de ejercicio cada día. Por ejemplo sube por las escaleras en lugar de utilizar el ascensor. Si puedes ve caminando al colegio. A la hora de recreo y en tus tiempos libres práctica alguna actividad física etc. Haz ejercicio regularmente. Esfuérzate conscientemente en incluir el ejercicio en tu rutina diaria hasta que se convierta en un hábito.

Duerme lo suficiente

Durante el sueño, el cuerpo repara y regenera nuevas células. Te ves mejor y tienes más energía y vigor emocional cuando duermes lo suficiente. Debido al crecimiento y otros cambios que ocurren en tu organismo, requieres entre ocho y diez horas de sueño cada noche para verte y sentirte bien.

La higiene es esencial para tu salud

No toques los alimentos sin lavarte las manos con agua y jabón. Cepilla tus dientes después de cada comida. Y tras el cepillado nocturno ya no deberías ingerir alimento o bebida alguna excepto agua.

Fuente: Ayuntamiento de Valencia