Yoga para aliviar la congestión nasal. Sí, hoy vamos a tratar este tema porque creo que más de medio país estamos con gestionados y el que no, que no se agobie que pronto lo estará (es broma). Lo cierto es que, si vives pegada a un pañuelo de papel, este post te interesa.

Cuando estamos congestionados podemos padecer incluso dolor de cabeza, además de la típica dificultad para respirar. El yoga, esa disciplina tan de moda, tiene ciertos consejos y posturas que pueden ayudar a aliviar estos síntomas y malestares.

¿Pero qué tienen de bueno estos ejercicios? Pues que hacen circular la sangre a los senos paranasales y abren así las cavidades de las fosas. De esta forma alivian la obstrucción que causa las molestias.

Al hacer estos ejercicios hay que tener en cuenta que la respiración es un elemento clave. Debemos inhalar profundamente y exhalar por la nariz, siempre que se pueda. La teoría del Yoga afirma que la respiración equilibrada puede ser un beneficio y que proporciona equilibrio en el sistema nervioso simpático y parasimpático.



8 posturas de yoga para aliviar la congestión nasal

Soporte del hombro

Esta postura se basa en apoyar el cuerpo en el cuello, hombros y antebrazos. Según B.K.S. Iyengar, autor del libro “Yoga: The Path to Holistic Health” (puedes encontrar este libro en Amazon), esta pose puede ayudar a aliviar los síntomas de los bloqueos sinusales. Para realizarla debes seguir estos pasos:

  • Acuéstate boca arriba.
  • Ahora dobla las rodillas y levanta los pies por encima de tu cabeza para que los hombros y el cuello sean quienes soporten el peso.
  • Después, coloca las palmas de tus manos en la espalda baja y los antebrazos al lado de las caderas.
  • Levanta las piernas hacia el techo, tratando de tocar el techo con los pies y mantén la mirada hacia arriba, para proteger el cuello.
  • Esta postura hay que realizarla durante 20 segundos.

Perro que mira hacia abajo (Adho Mukha Svanasana)

Es una postura de yoga de brazos invertidos que hace que el flujo sanguíneo vaya hacia los senos paranasales y así pueda ayudar a respirar sin problema.

  • Para realizarla coloca las manos directamente debajo de los hombros y rodillas, asegurándote que estén en línea con las caderas, sobre una esterilla.
  • Ahora, presiona las palmas según vas moviendo las caderas y la espalda, estira las piernas y extiende los talones hacia la estera de yoga.
  • Tu cuerpo se queda entonces con una simulación de la letra V al revés.

La postura Uttanasana

  • Ponte de pie, frente a una esterilla de yoga, intentando doblar el torso hasta que entre en contacto con los muslos.
  • Separa las piernas al ancho de la cadera dejando los pies paralelos entre sí, dobla las rodillas y deja que tus manos lleguen al suelo.
  • Sigue doblando las rodillas para que las caderas apunten hacia el techo.
  • Ayuda a aliviar los síntomas de la descongestión ya que al doblar el cuerpo hacia adelante señala la atención del sistema inmune de los senos.

El puente

Permite abrir el pecho y enviar sangre fresca a la cabeza.

  • Para realizarlo debes acostarte boca arriba. Tienes que estirar las manos a los lados y doblar las rodillas. Trata de acercar los pies, separados al ancho de las caderas, a los glúteos.
  • Una vez realizada la postura hay que hacer fuerza en los muslos y vientre a la vez que se empuja la pelvis hacia arriba.
  • Inhala y mantén durante 30 segundos esta posición.
  • A medida que exhalas vuelve lentamente a la posición inicial.

El arco

Esta postura ayuda a mejorar la respiración.

  • Llévala a cabo acostándote boca abajo, inhalando y flexionando las rodillas mientras llevas los pies hacia los glúteos.
  • Sujeta los tobillos con las manos y estira la columna poco a poco mientras elevas las caderas.
  • Mantén los hombros, piernas y el torso en el suelo.

El conejo (Sasangasana)

Con esta postura aumenta el flujo de sangre de cuello hacia arriba y ayuda a calmarse y respirar profundamente. E incluso puede ayudar a la apertura de senos.

  • Posición sentada, relajando los hombros y posa las manos sobre los muslos.
  • Al expirar eleva las nalgas e inclínate hacia delante hasta que los muslos se encuentren casi en posición vertical.
  • Agarra los talones o los tobillos con las manos y aguanta entre medio minuto y el minuto completo.
  • Inspira y vuelve a la posición inicial.

Pose de la montaña (Tadasana)

Ayuda a corregir la postura, prevenir hernias y puede mejorar el equilibrio y ayudar a aliviar la congestión.

  • Se trata de poner los pies juntos y la espalda recta, descender el sacro y posicionar la pelvis en vertical.
  • Mientras tanto hay que extender los brazos a los costados del cuerpo y enderezar la barbilla, para que quede paralela al suelo.

Más información en www.orlfaes.com