El tema que hoy nos ocupa es cómo mejorar la circulación sanguínea. Sobre todo, si no somos amantes del deporte y el trabajo y nuestro ritmo de vida nos obliga a mantener hábitos sedentarios poco recomendables.

Hemos hablado en múltiples ocasiones sobre qué deportes pueden beneficiar a las varices y cuáles no. Pero en pocas ocasiones hemos comentado ejercicios específicos para activar el retorno venoso y así tratar de mejorar la circulación sanguínea, generalmente en los casos de insuficiencia venosa leve.

Hacer deporte es importante, como afirma Ignacio Lojo Rocamonde, jefe del servicio de cirugía vascular del Hospital Quirón de la Coruña, “la actividad física es un elemento fundamental en la mejora de la sintomatología de un paciente con varices. Una persona diagnosticada de insuficiencia venosa y que tenga una vida sedentaria o pase mucho tiempo sentada tendrá más edemas y sintomatología que aquella con vida más activa”.


Ejercicios que pueden ayudarte a mejorar la circulación sanguínea

Por ello, y para todas las que no tenemos tiempo de realizar deporte o ir al gimnasio (ni tiempo ni ganas seamos sinceras), hoy os traemos una selección de ejercicios fáciles de realizar en cualquier lugar. En la oficina, en casa… Tú eliges dónde:

Separación de piernas

Mantente tumbado en el suelo (puedes colocar debajo una alfombra, manta o esterilla), y levanta las piernas estiradas. Sepáralas y vuélvelas a juntar repetidas veces, durante 10-15 repeticiones.

Movimiento de pedaleo

Una vez más tumbado sobre el suelo pedalea en el aire, enérgicamente, simulando una bicicleta. Este ejercicio hay que repetirlo alguna vez más que el anterior, entre 15 y 20 veces.

Giros en las piernas

Tumbados sobre el suelo levanta las piernas estiradas y giralas como si estuvieras dibujando círculos en sentido de las agujas del reloj. Primero se realiza con una pierna y luego con la otra; una vez terminadas las dos haz el mismo ejercicio pero en el sentido contrario a las agujas del reloj. Al igual que el anterior este ejercicio lo repetiremos entre 15 y 20 veces con cada pierna y en cada sentido.

Flexiones de los dedos de los pies

En este caso no hace falta que estemos tumbados. Se trata de estirar las piernas y flexionar y extender los dedos de los pies. Repite el ejercicio 20 veces al día.

Movimiento de los pies

En este caso hace falta que estemos sentados y tenemos que separar y juntar las puntas de los pies unas 20 veces al día.

Flexiones de los pies

Nuevamente sentado apoya los talones en el suelo y levanta las puntas de los pies. Después baja las puntas y levanta los talones; repite cada ejercicio 20 veces.

Andar de puntillas

¿Quién no ha andado sigilosamente de puntillas alguna vez? Pues si, esta posición también puede ayudarnos a mejorar el retorno venoso. Repítelo varias veces.

Sobre los talones

Lo contrario que en el ejercicio anterior. Mantente quieto de pie sobre los talones y repetir varias veces la serie.

Otros tips para mejorar la circulación sanguínea

Ten en cuenta que hábitos como bañarse con agua demasiado caliente puede crear problemas circulatorios. Te recomiendo evitarlo.

Es mejor darse una ducha fría de los pies hacia los muslos al final de la ducha diaria. Una vez activada la circulación con el agua fría se puede usar aceite de romero para mejorar la circulación de la zona. Hay cremas con mayor efecto sobre el torrente sanguíneo como Venosmil Gel que puede aplicarte para mejorar la circulación sanguínea.

Usa ropa holgada. Gracias a ella te garantizas una buena circulación sanguínea. Además, si vas a estar mucho tiempo de pie los expertos recomiendan el uso de medisa de compresión. Pero si pasas demasiadas horas sentada, prueba las medias de compresión cortas.

La postura sí importa. Para mejorar la circulación sanguínea debes sentarte correctamente con los dos pies apoyados en el suelo. Cuando estés en casa, y durante unos minutos, procura tumbarte con las piernas en alto (tumbados, formando un ángulo recto con el tronco y las piernas).

La alimentación tiene un papel fundamental

Desde el blog de Menudiet nos facilitan los alimentos que debemos tomar para mejorar la circulación sanguínea.

Toma alimentos ricos en Omega-3. Estos mejoran la fluidez de la sangre y aportan más flexibilidad en glóbulos rojos y en la pared de los vasos sanguíneos.

Soja. Los aceites vegetales o de semillas son ricos en ácidos grasos poliinsaturados como los omega-6 que también son beneficiosos para la circulación sanguínea. Un ejemplo son los aceites o productos grasos de la soja.

Cítricos. En alimentos como los cítricos (limones, naranjas, mandarinas y pomelos) aparecen sustancias con bioflavonoides que consiguen hacer las paredes de los vasos más flexibles.

Ricos en magnesio. Los alimentos ricos en magnesio como la cebolla, el hinojo, orégano, el té verde, el aloe vera, las grosellas o la zanahoria también son buenos para la circulación.

Ácido cítrico. Tomar alimentos con presencia de ácido cítrico como la piña o la papaya puede mejorar estos casos.

El castaño de indias, el tomillo, el ginseng, el romero o regaliz son capes de fluidificar la sangre, aunque hay que tener cuidado con el exceso.

Y en general, tomar más agua, frutas y verduras y menos sal pueden ayudarte a mejorar la circulación sanguínea.

Si necesitas más consejos sobre cómo mejorar la circulación sanguínea te recomiendo que vuelvas a leer el post que publicamos este verano: especial varices. Encontrarás una amplia lista de alimentos que debes tomar y los que debes evitar. También te contamos qué podemos hacer cuando viajamos y tenemos varices.