El pelo graso es uno de los problemas capilares que más nos preocupa a las mujeres. ¿Por qué? Porque da la sensación de melena descuidada e, incluso, falta de higiene. Pero nada más lejos de la realidad. El pelo graso se trata de un proceso natural. Las causas del pelo graso tienen que ver con una producción excesiva de grasa capilar. Si este es tu caso, sigue estos tips para solucionarlo y lucir pelazo.


Consejos que deberías seguir para cuidar el pelo graso

Lávalo a menudo

Este punto es el que más debate genera. Hay personas que opinan que lavarse el cabello muy a menudo estimula la producción de las glándulas sebáceas. Sin embargo, desde la web de Schwarzkopf nos lo desmiente.  El cabello graso se ha de lavar a menudo, todos los días si es necesario. Si el champú se aplica realizando un masaje sobre el cuero cabelludo, se puede eliminar con cada lavado casi toda la grasa capilar.

No frotar el cabello en exceso

La clave está en cómo lo lavas. Para limpiar el pelo graso se recomienda un lavado suave acompañado de movimientos circulares durante un minuto. De esta sencilla forma conseguirás activar la circulación. Así nos lo recomiendan desde la web Freshlycosmetics.

Evita los sulfatos

¿Qué son? Los sulfatos son los productos que limpian de forma agresiva el cabello. De hecho, puede eliminar los aceites naturales que nuestro cabello necesita. Esto tiene el efecto contrario, es decir, que las glándulas sebáceas produzcan más sebo. La recomendación: optar por un champú sin sulfatos.

Cero lacas, ceras, gominas…

Es cierto que estos productos de fijación ayudan a moldear nuestro cabello, y nos permiten dar rienda suelta a la creatividad en nuestros peinados. Pero también es cierto que ensucian mucho más el cabello y pueden dar el indeseado aspecto de pelo graso.

Mujer secándose el pelo. pelo graso

Foto cedida: Harveynorman

Mejor con agua tibia

De esta forma se abrirá la cutícula y permitirá que se elimine la grasa y los residuos de productos. El agua caliente abrirá la cutícula en exceso y estropeará tu cabello y por el contrario el agua fría no limpiará el cabello en profundidad.

Esa manita: no te toques la melena

Seguro que más de una vez lo has leído o escuchado. Y es cierto: tocarse el cabello constantemente es lo peor que puedes hacer si tienes el pelo graso. Se trata de un gesto que ensucia el cabello más rápidamente.

Si comes grasa, tendrás el pelo graso

Los alimentos grasos pueden vincularse a un exceso de producción sebácea. Alimentos como quesos, margarinas, aceites vegetales como el de girasol, embutidos o salsas como las mayonesas contienen también una gran cantidad de aceite que pueden ser perjudiciales para la salud de nuestro pelo.

El último aclarado con agua mineral

Y no lo digo yo, sino que nos lo recomienda Nadia Barrientos, directora del salón de belleza The Madroom: “Yo recomiendo que el último aclarado sea siempre con agua mineral. Este tipo de agua no va a sensibilizar el cabello debido a que no tiene cloro ni cal, que son los compuestos que más lo resecan y estropean”. En el salón de belleza disponen de una fuente de agua purificada con la que enjuagan el cabello al final de cada lavado.

El primer paso es no utilizar agua muy caliente ni demasiado fría durante los lavados. El agua tiene que estar templada para evitar dañar el cuero cabelludo y provocar exceso de grasa o que se debilite el bulbo. Al usar productos como el agua mineral, el resultado es un pelo más suelto y brillante.

El hecho de utilizar agua mineral en los enjuagues finales del cabello debe ser un acto que se incluya en la rutina de cuidados del cabello, ya que la regeneración capilar se aprecia a lo largo del tiempo.

Se puede emplear agua hervida o utilizar agua mineral embotellada, especialmente en casos de personas con cabello graso. Si la melena no es muy larga, al rededor de medio litro de agua es una cantidad suficiente para el aclarado final.

Mujer aclarándose el pelo. pelo graso

¿Cómo deben ser los productos que utilice para lavar el pelo graso?

El champú con el que vas a lavar tu cabello es fundamental

Para un pelo graso debes elegir un champú sin sulfatos sin siliconas ni parabenos. ¿Por qué? Llos sulfatos y las siliconas son sustancias enemigas para tu melena. Resecan el cabello en exceso, reactivando las glándulas sebáceas y además pueden ser irritantes. El uso de un champú con siliconas aparentemente puede dejar el cabello más suave pero a la larga impide que el cuero cabelludo respire. Una buena opción es apostar por productos cosméticos que incluyan ingredientes naturales derivados del coco.

Ojo con el acondicionador

Si tienes el pelo graso, espacia su uso. Aplica una dosis de acondicionador con el cabello húmedo en las partes más deshidratadas o de medios a puntas. Evita en la medida de lo posible aplicarlo en la raíz. Y aclara con abundante agua.

El serum capilar sí es una buena opción

Aplícalo antes de lavarlo y sobre el cabello seco. Dicen los expertos que lo mejor es dejarlo actuar durante 5-10 minutos o incluso toda la noche. Eso sí, debes dártelo únicamente en las puntas. Con una sola pulsación será más que suficiente. Como todo en la vida, el exceso es perjudicial. Repártelo primero por las manos. Y a continuación aplícalo en el cabello de forma homogénea por las puntas.

Si conoces más trucos y recomendaciones para evitar el temido pelo graso, solo tienes que mandarnos tus comentarios y los compartiremos encantadas.