Así es: la caducidad de los cosméticos es algo que debe preocuparte. Seguramente que en tu neceser guardas tu barra de labios favorita, que te queda muy poquito pero que te da pena tirarla porque te gusta tanto… ¿Y esa esponja con la que te maquillas que te deja el rostro siempre perfecto? Así podríamos seguir enumerando cada uno de los cosméticos que utilizas en tu día a día para maquillarte. Pero, ¿te has parado a pensar si tienen fecha de caducidad? ¿Cada cuanto tiempo los renuevas?

Como informa Daily Mail (y lo recoge la web de Telecinco) no sólo hay cumplir con las fechas de caducidad, sino que también debería limpiar con frecuencia los pinceles y brochas para evitar que se acumulen bacterias que podrían provocar infecciones cutáneas.

Las esponjas

Se deben lavar después de su uso. Y deberías deshacerte de las esponjas si se deforman, se rompen o sufren una decoloración.

Máscara de pestañas

Tres meses después de abrirlo deberías deshacerte del rímel. ¿Por qué? Porque puede entrar en contacto con los ojos y provocar irritación o infecciones. La vida útil de este producto oscila entre cuatro y seis meses.

Sombra de ojos

La duración de este producto es de seis meses. Pero debes deshacerte de este producto en cuanto tengan un aspecto diferente al original.

Eyeliner

Si es líquido, la duración es de cuatro a seis meses (esto es así porque el líquido es muy sensible a las bacterias). En cambio el lápiz puede durar hasta dos años, siempre que permanezca bien cerrado.

Barra de labios

Su vida útil es de 18 meses a dos años. Hay que limpiar frecuentemente la capa superior del pintalabios para eliminar el crecimiento de bacterias.

Corrector

La duración oscila entre los 12 a los 18 meses. Pero si el corrector se seca, tiene un cambio en su textura o se vuelve pastosa, debes tirarlo. La razón es porque podrían proliferar bacterias que causan una irritación en el rostro provocando, incluso, acné.

Polvos

Aunque puede durar de 18 meses a dos años, hay que evitar que se exponga al aire y limpiar el producto ligeramente con regularidad.

Laca de uñas

Pueden durar hasta un año. Eso sí, la clave está en mantenerlo bien cerrado. Así evitarás que se seque y que proliferen las bacterias.